TUS FOTOS DIGITALES ENCIMA DE LA MESA

noviembre 16th, 2009 by laumale

Hace casi dos siglos, la literatura empezaba a soñar con el futuro. Ahora, como diría Radio Futura, “el futuro ya está aquí”. En casi 30 años, la famosa frase se ha convertido en cliché, pero no por ello deja de tener sentido, sobre todo si tenemos en cuenta que la mayor parte de los avances en materia de mobiliario ‘digital’ tienen a la música y a la imagen como protagonistas.

marcos-de-fotos-digitales-toshiba-dpf7xse

Buena prueba de ello es la progresiva consolidación del mercado de marcos digitales, uno de los complementos futuristas que con más rapidez han conquistado un hueco en nuestros hogares, gracias también al auge de la fotografía digital y de la creciente interactividad entre dispositivos tecnológicos.

Para muchas personas, lo peor de la fotografía digital es que es muy incómodo ver las fotos y sobre todo compartirlas con familiares y amigos, dado que no siempre estamos delante del ordenador. Los marcos digitales vienen a solucionar ese problema. El funcionamiento es muy sencillo, sólo hay que introducir en la parte trasera del marco una tarjeta de memoria con las fotos (aunque ya los hay que llevan incorporada una pequeña memoria interna) y configurar el tipo de slide-show que queremos. Además, si en la tarjeta de memoria incluimos ficheros MP3 el marco los tocará como música de fondo.

hello-kitty-full-ingoLos marcos digitales llevan ya unos cuantos años dando guerra. Al principio apenas podían mostrar imágenes (fotografías), pero sus capacidades se han ampliado. Existen actualmente muchos modelos que, además de imágenes, permiten ver vídeos MPEG4 y escuchar música MP3.

Externamente, un marco digital es casi idéntico a uno tradicional. Las únicas diferencias estéticas se encuentran en que una pequeña pantalla TFT sustituye al papel, lo que le confiere un mayor fondo y peso al marco, y que presentan un cable de conexión eléctrica, aunque también haya modelos que usen pilas o baterías.

marco-digital-koganEn cambio, los bordes cumplen la misma función decorativa y pueden ser transparentes, metálicos, de madera, etc., e incluso se pueden intercambiar, como sucede con las carcasas de algunos teléfonos móviles.

Los marcos digitales suelen disponer de una pantalla de pocas pulgadas, que simula el tamaño de una foto estándar (en un abanico que oscila entre las 7 pulgadas y 10 pulgadas, aproximadamente) y su precio aumenta conforme lo hace el tamaño de este elemento (de los 70 a los 300 euros).

M-7-N-02Por otro lado, también hay modelos, más caros, que incorporan la recepción inalámbrica, mediante la tecnología Bluetooth o mediante wifi. De esta manera, se agiliza el envío de fotografías desde los teléfonos móviles actuales y desde los ordenadores de la casa.
Microsoft, de hecho, anunció en abril su programa –todavía en fase de desarrollo– ‘Live Mesh’, cuyo objetivo es utilizar Internet como centro de recogida de los datos contenidos en otros aparatos electrónicos, de modo que el usuario pueda acceder a ellos en cualquier momento y desde cualquier lugar.

El único inconveniente que se aprecia es que la vida real de estos dispositivos oscila entre los tres y los cuatro años, después la pantalla se deteriora. Aunque los fabricantes han diseñado sistemas para intentar reducir el tiempo que permanecen encendidos y que permiten al usuario programar los momentos en que se encienden y se apagan.