LA NUEVA ERA DE LA ENSEÑANZA

noviembre 19th, 2009 by luacar

En una de las primeras entradas de este blog (concretamente en la del día 31 de octubre de 2009) se trataba el tema de los Tablet PC, un instrumento que ha permitido modernizar el sistema educativo sustancialmente y que aún lo hará más en el futuro.

Ahora llega el turno de las pizarras digitales, cuya difusión es mayor que la de los Tablet PC, aunque su utilización por parte del profesorado no está muy extendida. Existen dos tipos de pizarras digitales, según el modo en el que se produzca la interacción sobre ellas:

pizarra digital

Pizarra Digital Simple: es un sistema tecnológico, generalmente integrado por un ordenador y un videoproyector, que permite proyectar contenidos digitales en un formato idóneo para visualización en grupo. Se puede interactuar sobre las imágenes proyectadas utilizando los periféricos del ordenador: ratón, teclado… La superficie de proyección puede ser una pizarra blanca, una pantalla de proyección o incluso una pared blanca; mientras que la interacción se realiza necesariamente con los periféricos del ordenador: teclado, ratón, tableta gráfica…

Pizarra Digital Interactiva: es un sistema tecnológico, generalmente integrado por un ordenador, un videoproyector y un dispositivo de control de puntero, que permite proyectar en una superficie interactiva contenidos digitales en un formato idóneo para visualización en grupo. En ella se puede interactuar directamente sobre la superficie de proyección mediante un lápiz-puntero o con los dedos si es táctil.

Una de las ventajas que presentan las pizarras digitales es que permiten proyectar sobre una pantalla cualquier tipo de información procedente de fuentes externas como un ordenador, internet u otros dispositivos analógicos o digitales conectados al sistema como, por ejemplo, una antena de televisión, un videoproyector o una cámara de vídeo.

En lo referente al modo en el que repercute sobre los métodos de enseñanza, cabe destacar que ofrece la posibilidad de visualizar y comentar de forma colectiva la información procedente de todas estas fuentes externas, y no sólo la procedente de los libros de texto. Además, también ahorra tiempo a los profesores ya que pueden llevar al aula su material didáctico preparado y no emplear algunos minutos en escribir la lección con la tiza en la pizarra convencional.