EL GRAN CENTRO COMERCIAL

noviembre 24th, 2009 by maay*

El otro dia se repitió la misma conversación de muchas otras veces:
Yo: ¡Qué camiseta tan chula!, ¿de dónde es?
Ella: Tia pues el otro dia la encontré en Ebay y… ¡me costó solo dos euros!

Una y otra vez, esta situación se repite en muchas casas, con muchas personas. Ebay (www.ebay.com) se ha convertido en un gran centro comercial que cuenta con todo tipo de productos, desde coches a pulseras, o desde ropa a un destornillador. A modo de subasta con un tiempo límite para pujar, los usuarios pueden hacerse con una gran variedad de productos tanto nuevos como de segunda mano en oportunidades únicas.

Ya no hace falta estar andando durante horas por mil calles, buscando y rebuscando entre los montones de ropa de una tienda o entre los pasillos de unos grandes almacenes, esperando encontrar ese CD o la camiseta de tu talla.

Ahora todo es fácil, simplemente con sentarte delante del ordenador puedes estar comprando incluso en una tienda en… quién sabe, de Holanda. Mucha ventaja, pero ¿qué hay de esas tardes charlando con las amigas y probándote mil cosas?
Dentro de nada lo más común qué será, ¿se creará una especie de «yo» virtual para poder probarme la ropa que vaya a comprarme? Curioso, cuando haga dieta, tendré que modificarlo, ¿no?

El principal rechazo de este tipo de páginas, aunque cada vez sufren menos rechazos por parte de los navegantes, es la necesidad de utilizar las tarjetas de crédito, pero de eso ya se han encargado estos «centros comerciales» -muy astutos, a más clientes, más beneficios- y ahora aseguran la devolución del dinero en caso de no quedar satisfecho.
Otro motivo que supone un contra a este tipo de contras es los precios que, a veces excesivos, suponen los gastos de envío. En muchas ocasiones, este tipo de gastos llega incluso a superar el valor de la compra realizada. Dado que estos gastos suelen ser fijos, independientemente del volúmen de la compra, mucha gente se agrupa por zonas para pagar estos gastos de envío entre varias personas, una forma eficaz de disminuir un gasto imprescindible para adquirir cualquier producto.
Superados los problemas, entonces, solo queda decidir, ¿Cuándo y dónde quedamos para… cibercomprar?